La playa es el lugar de referencia para disfrutar de una agradable jornada de verano. El sol, el mar o la buena temperatura son los elementos que permiten disfrutar en compañía, con familia y amigos de unas merecidas vacaciones.

www.iscperu.com

Por ello, te recomendamos nueve consejos de seguridad en la playa para aprovechar y divertirse sin imprevistos y evitar riesgos innecesarios que estropeen un día de verano.

1 – Conoce la previsión meteorológica

Es muy importante conocer el tiempo y la meteorología para saber si vamos a encontrarnos con un día caluroso, con un sol radiante, nublado con una refrescante brisa marina o si por el contrario pueda sorprender una tormenta de verano. Un simple vistazo a Eltiempo.es permitirá conocer el estado de las playas, la previsión y así tomar las decisiones más acertadas como saber que ropa ponernos para esas condiciones o incluso modificar el destino inicial.

2 – Protégete del sol

En verano, el aumento de las horas de sol y la incidencia de los rayos ultravioleta puede producir lesiones cutáneas, oculares o incluso capilares si no nos protegemos adecuadamente. Por ello es conveniente utilizar crema solar o fotoprotectores de una graduación adecuada para proteger la piel y evitar daños innecesarios o incluso cáncer o melanomas.

A esta protección es muy aconsejable acompañarla de unas gafas de sol de alta protección, de un sombrero o gorra y de una vestimenta ligera. Con estos pequeños consejos impedirás que el sol golpee directamente sobre el cuerpo y evitarás insolaciones.

3 – Localiza al socorrista o punto de socorro

Si la playa dispone de punto de socorro, es conveniente localizarlo antes de establecerte en la arena para que, en caso de alguna pequeña emergencia, sepas donde tienes que acudir rápidamente. Esta pequeña observación preventiva favorecerá una actuación rápida de los profesionales ante cualquier imprevisto.

4 – Conoce tus limitaciones físicas y capacidad para nadar

A la hora de disfrutar de la playa, especialmente de los baños en el mar, hay que tener en cuenta el estado físico de cada persona y la capacidad individual. Ya que no asume el mismo riesgo una persona que nada con cierta normalidad que un ciudadano que no tiene esos conocimientos ni habilidades para poder moverse con agilidad en un entorno marino.

5- Conoce el lugar, la playa y el entorno

En la línea con el punto anterior, es muy importante conocer el entorno en el que vamos a disfrutar del día de playa, ya que las rocas, el fondo marino, las corrientes (ver aquí cómo escapar de una corriente marina), las olas o incluso los cambios de viento pueden ser factores que incrementan los riesgos de un simple baño o de cualquier otra actividad acuática. En este sentido, en ocasiones es conveniente el uso de escarpines u otro calzado de agua para evitar lesiones en los pies e incluso a veces otros elementos como los salvavidas o neopreno.

6 – Cuidado con los inflables, flotadores y colchonetas

Uno de los elementos más habituales en las playas y piscinas son los inflables en cualquiera de sus formas y tamaños. De hecho cada año son más estrambóticos y llamativos. Sin embargo, para utilizar este juguete en el agua hay que evaluar que se encuentra en perfecto estado sin fugas de aire, para que no se desinfle con rapidez una vez dentro del agua y así evitar riesgos innecesarios.

Además, es conveniente consultar si está permitido el uso de este tipo de elementos o si existe algún peligro no observado a primera vista. En los días de viento intenso, no utilice estos hinchables ni en la playa ni en el mar ya que pueden volcar con relativa facilidad debido a su resistencia al aire.

Una vez conocido el entorno, es aconsejable que si se van a utilizar inflables o flotadores, lo realice cerca de la orilla, únicamente con las banderas verde y siempre respetando las señales de los salvavidas. Si, además, los niños van a participar de la actividad hay que extremar la precaución.

7 – Consejo para evitar robos en la playa

Por desgracia, lo que para muchos es un día de verano donde disfrutar con familia y amigos, para otros se convierte en el momento perfecto para robar objetos personales, como carteras, móviles, etc. Por ello es conveniente no perder nunca de vista los elementos de valor y así evitar sustracciones. En el caso de baño, es aconsejable que una o varias personas del grupo se mantengan al cuidado de las pertenencias personales para salvaguardar dichos objetos.

En este sentido, existen diversos elementos de seguridad que ayudarán y amedrentarán a los ladrones como cajas de seguridad de playa, cadenas, candados para la sombrilla.

8 – Recoge la basura del mar y los plásticos de la playa

Aunque pueda parecer una obviedad, recoger la basura que se haya generado en la playa puede ser fundamental. Con este pequeño gesto se evitará el aumento de los residuos tanto en la playa como en el mar contribuyendo así a reducir la contaminación y los riesgos que ella conlleva.

Además, se debe tener en cuenta que la playa es uno de los lugares en los que nuestro cuerpo está más expuesto ya que el calzado que se utiliza es de mínima protección, como chanclas o sandalias o directamente se camina descalzo, y la vestimenta se limita a un bañador habitualmente. Por ello, hay que mantener la costa limpia para reducir la presencia en la arena o en el fondo del mar de elementos como latas, cristales u otros residuos que ocasionen lesiones a las personas o contaminen la naturaleza.

9 – Presta atención a las personas que te acompañan

El sol, el calor y la falta de sombra son factores muy a tener en cuenta en un día de playa que afectan en mayor medida a niños, ancianos, personas con movilidad reducida o que tengan otras condiciones que supongan un riesgo. Los baños en el mar, jugar con la arena, la lectura o las palas, o tomar el sol u otras actividades muy habituales en la playa pueden distraernos de las medidas que debemos tomar para evitar lesiones o daños a la salud.

Por ello, es muy importante prestar atención a estas personas para que se mantengan protegidas del sol y se hidraten adecuadamente ya que son los grupos de población que corren más riesgos de sufrir daños a la salud.

isc